viernes, 27 de marzo de 2015

IMPRESIONANTE SUPERMENTE ESPECTACULAR

1.- La impresionante supermente Te observa mientras duermes, Te conduce al supermercado, al cine y al matadero, Te dicta pensamientos y deseos, pero también Te trata como Dios. Dios eres Tú (a ratos). Las cosas como son.

2.- La supermente es azul como una naranja.

4.- La supermente produce en cada momento las matemáticas que necesita.

3.- La impresionante supermente espectacular está creando AHORA todos los anuncios de lejía del pasado y el futuro.

5.- ¿Estabas Tú en 1999 enamorado, deprimido, ansioso o en control? La supermente tiene otra versión.

6.- Todos necesitan creer en la supermente espectacular. Pero pocos están dispuestos a dejarse enchufar un cable a la médula. O bueno, sí, pero que Yo no me entere. Que parezca un accidente. Que no me duela, ¿eh? Y hacerse los suecos. -Oye, que tienes un cable enchufado a la médula. - Qué me dices.

7.- Los partidarios de la impresionante supermente hacen tic, sus enemigos hacen tac. Muy seguido.

8.- La supermente tiene muy poca memoria RAM. Tan poca, que un móvil moderno normal tiene cientos de veces más. Y fíjate.

lunes, 9 de marzo de 2015

UN POEMA DE MANUEL VILAS



EL ÚLTIMO ELVIS

No fear, no envy, no meanness
LIAM CLANCY



Respeta siempre la destrucción de las mujeres
y de los hombres que amaron o intentaron, al menos, amar
la vida y esta les quemó o les rompió los huesos de la cara,
las entrañas y las venas y el hígado y el buen corazón,
respeta todos los sagrados y los más humildes hundimientos
de los seres humanos.

Respeta a quienes se suicidaron.

Respeta a quienes se arrojaron a los océanos.

No hables mal de ellos, te lo ruego, te lo pido de rodillas.

Ama a toda esa gente, esa muchedumbre, ese río amarillo
de la Historia de todos cuantos perdieron tan injustamente,
o tan justamente,
da igual.

Gente que aceleró en una curva.

Gente que escondía botellas en los rincones de su casa.

Gente que lloraba en los parques de las afueras de las ciudades.

Gente que se envenenaba con pastillas, con alcohol,
con insomnios aterradores, con veinte horas de cama todos los días.

Lo intentaron, pero no lo consiguieron.

Gente a quien le sobraba tres cuartas partes de su pequeño frigorífico.

Gente que no tenía con quién hablar semanas enteras.

Gente que no comía por no comer sola.

Son hermosos igualmente, te lo juro.

Resplandecerán un día.

Nombremos todo aquello
que nos convirtió en seres humanos.

Para que no haya miedo, ni envidia, ni maldad.

Amo, celebro, y exalto todos los hundimientos
de todos los seres humanos que pisaron este mundo.

Porque el fracaso no existió jamás,
porque no es justo el fracaso y nadie merece fracasar,
absolutamente nadie.




[De El hundimiento (Visor, 2015)]

martes, 3 de marzo de 2015

ZURDO

A los dieciséis
metí la mano izquierda
en una prensadora
de la fábrica de conservas
en el último minuto
de mi turno. fue
un corte tan limpio
que casi no dolió
recuerdo ver blanco
y despertarme
así.

pensaba en Mariola
pensaba en Mariola.

mi novia
con quien nunca me acosté.

la noche que fuimos
al cine de verano
y recorrí con mi
mano izquierda
su muslo derecho
subiendo por él
durante casi
veinte minutos.

toqué con el meñique
su ropa interior
húmeda
y puedo recordar
cada uno de esos
veinte minutos
con sus exactas
temperatura
textura
y humedad.

no los recuerdo yo.
los recuerda ella
mi mano izquierda
dondequiera que esté
me dicta.

no nos dijimos te quiero
ni te voy a recordar
ese recorrido
por ese territorio
equivalió.

mi mano izquierda
que sigue allí
limpia
enamorada
feliz
recorriendo
el muslo de Mariola
en mil novecientos
noventa y uno
y me habla.
me habla.

mi mano derecha
no está tan limpia.
todo lo que sabe
lo sé yo también.
he crecido con ella.

no le preguntéis
por Mariola
ni tampoco
por casi nadie
más.

me pica por las noches
el meñique
perdido.

la inocencia
de los fantasmas.

a veces
cuando quiero
mucho a alguien
les acerco
el muñón.

quiero tocarlos
bien.

ponen caras.

luego me río
les hago el chiste
de siempre les digo
que soy zurdo.
zurdo.

TUESDAY MORNING PSYCHE ROCKER

La chica rubia
- amarillo ceniza-
de veintipocos
que me mira
cree que es rockera
y lleva una camiseta
de Jim Beam
negra

yo ya no bebo
y menos a esta hora
pero puedo
eso sí
imaginarlo

-qué borrachera-

y me pregunto
por la sustancia tóxica
que busca ella en mí
ahora

mira a la pizarra
rockera.