jueves, 23 de octubre de 2014

ME VERSUS THE MONGUER POETRY

Un día cualquiera te despiertas, abres la ventana (de Facebook, claro) y está todo lleno de estas cosas:


La, no sé, acción se le ha atribuido a Boa Mistura, que es una peña puntera que se llama así porque hace como una mezcla (mistura) entre Banksy y Ágata Ruiz de la Prada. La, no sé, poesía no es suya, que ellos son los de los colorines. La, no sé, poesía es de personas como los, no sé, músicos Leyva, o Rayden, etcétera.

Otras obras del, no sé, colectivo Boa Mistura, venga:



Ésta en concreto no sé, sinceramente, si es de verdad callejera o ilegal. No me termino de imaginar a este grupillo de "rockeros del graffiti", como les gusta llamarse, madrileños introduciéndose de noche en un barrio de favelas de São Paulo para pintar rockeramente las paredes. Esto tiene toda la pinta de ser un encargo, pero ya digo que yo qué sé. Pero volvamos a los pasos de cebra.

Hay, debe de haber ahí mucho, no sé, arte para arriesgarte a una multa de seis mil leuros por perpetuar una frase así. Respeto eso. Coño, el otro día escribí con un rotulador permanente una frase de Guy Debord en una columna de mi casa y tuve que pelearme todo el rato con una parte de mi cerebro (ciertamente no mi parte lagarta) que me gritaba ¡¡¡estás tó loco!!! y no me dejaba ni concentrarme.

Claro, que la promo que te procura esta, no sé, acción tampoco viene mal, por pensarlo un poco todo, hasta lo mal.

A uno se le vienen a la mente, obviamente, otras, no sé, acciones similares, como ésas de Acción Poética Sucina (o donde quieras) que están por todas partes y que se parecen a esto:


Dependiendo de cómo me pille el cuerpo, a veces estas, no sé, acciones me provocan sarpullidos psicosomáticos. Es que estoy fatal de los nervios. Muchas veces me sorprendo (bueno, tampoco la sorpresa es tan gorda, la verdad) albergando elaborados pensamientos de carácter reaccionario y elitista como dios acho menuda mierda de verso o si lo llego a pillar yo con la brocha le pongo una multa de seis mil collejas o leed, cojones, leed algo que no sea el puto tuíter. Poesía, por ejemplo.

Pero el cabreo se me pasa enseguida.

Con solo darme cuenta de que yo no soy quién para decidir qué es y qué no es poesía ya me encuentro mejor.

La poesía que me gusta no es meramente decorativa ni se basa en retruécanos más o menos ingeniosos y bienintencionados. Tal vez mi relación ideológica con las masas de desposeídos de Latinoamérica me impediría ir a pintar de colores chillones una favela y sentirme genial después. Esto es así y no va a cambiar. Ni ganas de que cambie.

Pero ya estoy demasiado viejo como para comportarme como un jodido viejo.

Pintad lo que os dé la gana y compartidlo como queráis. No pienso dedicaros ni una triste psicopsoriasis más.

Lo único que quedará entre nosotros será mi derecho al unfollow.

3 comentarios:

  1. Creo que comentar y juzgar acciones sin informarse o interesarse por quien esta detrás... no se... dudar de que han actuado en Brasil (con ponerlo en Google creo que queda bastante claro, es fácil). Sus intenciones no son ni de postureo ni de rebeldia, simplemente es un concepto para rodear a la sociedad y a las personas de mensajes totalmente radicales a los que se perciben en el día a día. http://vimeo.com/42325686 . No hay lucro, no hay ganas de ser mas que nadie, ni de demostrar nada. Solo es una manera de algunas personas para intentar cambiar las cosas.

    ResponderEliminar
  2. Es perfectamente lícito, amigo pifb, llevar a cabo cualquier acción artística, con ánimo de lucro o sin él, faltaría más. Entiendo que el colectivo Boa Mistura tiene, incluso, un marco conceptual en el que apoyarse cuando lleva a cabo intervenciones como la de Brasil. Simplemente, yo no lo comparto. No creo que podamos aplicar sin más lenguajes estéticos del mundo de la publicidad a un entorno como el de las villas miseria de Sao Paulo. Es decir, podemos hacerlo, pero el resultado será un vimeo bonito, un anuncio de iPhones, un "el mundo del diseño, con los pobres de Brasil". Ese enfoque me genera sensaciones negativas, bochorno y, en última instancia, cabreo. En mi post relativizo mi cabreo, lo contextualizo y me hago autocrítica. Llego a la conclusión de que cada uno debe hacer lo que le dé la gana, en conciencia, tanto en la poesía como en el arte, siempre que no actúe de mala fé. No creo que sea el caso ni de Boa Mistura ni de las Acción Poética X. Simplemente, su universo conceptual es algo más ingenuo que el mío. Muchas gracias por leer la entrada y por participar en el debate.

    ResponderEliminar