jueves, 22 de mayo de 2014

ZOOLOGÍA

Gente enamorada, gente comprando regalos para toda su familia, gente parada pero feliz, gente encabronada perdida pero inundada de amor, tiroteada de amor, ametrallada de un amor pastoso y total por parte de absolutamente todo el mundo, etcétera, es la gente con que me topo todo el rato, paseando por esta ciudad de la recontraconchadesumadre. Gente rehaciendo su vida, como si su vida fuese un mueble del Ikea que uno puede montar, destruir a patadas y volver a montar. Gente malgastando su vida de puro amor, desatendiendo su trabajo, olvidando a sus amigos, gastando el dinero que no tiene, fumando demasiado. Gente en bicicleta, hermosa como rubíes a la luz del sol. Gente triste capaz sin embargo de provocar desfallecimientos a su paso, sin querer. Tratando sin éxito de proyectar una tormenta interior, perpetua como la mancha roja de Júpiter. Gente fea, mal vestida, calva, pobre, poco aseada, ajada por el sol, maloliente y sonriente y feliz y no soy digno de dar mi vida por defenderla, así de simple. Gente que abre un contenedor tras otro y lleva unos minialtavoces conectados al móvil colgados del cuello y suena por toda la calle la música más bella del mundo, que como todos sabemos es la música popular de los benditos, benditos Balcanes. Gente burguesa y adocenada y con mechas rubias y carísimas botas de montar que solo espera a la persona adecuada para dejarse de tanta hostia y empezar a vivir en serio. Gente hijaputa. Pero hijaputa de verdad: gente que odia y desprecia y juzga y clasifica e insulta y ofende a un montón de personas, todos los días, y que le da igual. Gente con cáncer que se va a morir, y que no se merece morir. Gente poderosa y necia, gente brillante y neutralizada. Gente cuyo poder reside en su palabra (y estamos hablando de mucho, mucho poder). Gente con mucho poder cargado sobre los hombros y gente cuyos hombros soportan el mucho poder de los muchos otros. Gente gris. Mucha. Amor por todas partes. A pesar de todo es una bonita especie. La mejor especie a la que no pertenezco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario