domingo, 4 de mayo de 2014

THE WALKING DEAD

para Diego Sánchez Aguilar, que tuvo la idea.


Es posible sobrevivir con solo
40 céntimos de pan al día
hasta una semana sin caer enfermo.
Añade a eso fruta machucada
de la que sobra en el mercado
y para las proteínas una lata de atún
por cincuenta céntimos más
y tu dieta es sostenible
en términos dietéticos
y sigue por debajo
del euro diario.

Ese euro puedes obtenerlo
pidiendo una hora en la puerta del supermercado
o juntando quince kilos de cartón
y llevándoselo a los gitanos.

La intemperie envejece pero puedes
hacerte el simpático en una Caixa
y convencer al director
de que no envíe a la policía para sacarte
del hueco del cajero en mitad de la noche.
Asegúrate de estar despierto cuando llegue
por las mañanas, tener recogido el saco
y decir buenos días con una sonrisa.

Reserva las fuerzas: evita deambular.
Protégete del frío y del calor.
Tu sitio está en los parques, no lejos de las fuentes,
o en los soportales, en lo umbrío.
No te separes de tus cuatro cosas.
No llames la atención.
Si alguien te grita o te insulta, levántate
y aléjate tranquilo, sin darte la vuelta,
y mirando hacia abajo.

Nadie estará allí para impedirte
drogarte o beber, pero si lo haces
cometerás errores, y esos errores
acabarán contigo donde puedes imaginar.
A nadie le sorprenderán esos errores.
Tampoco nadie te perdonará.
Te aconsejamos que no los cometas,
pero en eso estás solo,
como en todo lo demás.

Puede que tengas que cambiar
de ciudad de vez en cuando.
Elige el Sur, y en verano
dirígete a la costa.

Celebra el Uno de Mayo
y, si has de disparar,
hazlo a la cabeza. Dos veces.

Y si te muerden
cárgate al menos a ése.
Si puedes, a más. Pero al menos a ése.
Ocupa su sitio. No cabemos todos.
Es tu responsabilidad.

1 comentario: