domingo, 25 de mayo de 2014

DÍA DE LA (QUE TE PARTO LA) MADRE



La comadreja sale de la madriguera e intenta dejar atrás un mundo de metáforas, connotaciones y etimologías basadas en lo materno.

Sube a una colina. Sudando. Bebiendo y fumando. Lo que bebe es testosterona y lo que fuma Lucky Strike. Luego tose.

Luego sube de un salto a un descapotable y apoya el codo en la puerta. Gafas de sol. Cigarrillo en los labios. Necesita espectadores.

Abre el portátil y sí, hay wifi. Lo bueno de internet, piensa, es que nadie sabe que eres una comadreja. Ni con la webcam encendida. Abre una cuenta de Twitter. Pasa veintiocho minutos tratando de acuñar el tuit definitivo, un acceso de genio demoledor capaz de ganarle el estrellato digital con menos de ciento cuarenta caracteres. Cierra Twitter.

Luego abre dos pestañas. Con una de ellas busca trabajo. Tendría que ser algo que pudiera hacer desde casa o desde un Starbucks, que me dejara libre al menos una parte del día, y preferiblemente relacionado con sectores creativos: diseño gráfico, coolhunting, escritura freelance, etc.

Con la otra abre 4chan. Cierra el portátil, baja de la colina, vuelve a su madriguera la desmadrada comadreja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario