jueves, 20 de marzo de 2014

HACEDME CASO

Cada vez que escucho a un poeta decir que su poesía solo se debe a la Belleza (juro que lo sueltan en mayúscula) suelo poner este jeto:


(si os pilla cerca, no os asustéis. No me voy a comer el hígado de nadie. Es un acto reflejo.)

No sé. No me gustan esas deudas, supongo. O tal vez me ocurre que ese concepto de Belleza me roza el nervio ciático y me produce carraspera y ganas de musealizar al poeta en cuestión (con sus conceptos dentro) y cobrar entrada a los turistas.

Igual en el fondo lo que me pasa es que me deja patituerto encontrar a personas que aún crean que la neutralidad es posible, que la construcción de un espacio impermeable a los acontecimientos puede liberarlos de la engorrosa tarea de tomar posición (o de la aún más engorrosa tendencia de los demás a verles el plumero). 

O me fastidia que me presenten una especie de lista con los materiales con que "la auténtica poesía" puede estar construida. Si usas otros, no te vamos a conceder la denominación de origen, parecen decirme. Nada de política, nada de luchas colectivas, nada de ideología. Eso no es Belleza. Me recuerdan a la Thatcher, cuando decía eso de que la sociedad no existe, solo existen los individuos y las familias. Me hacen pensar en qué diría cualquier persona sensata si yo ahora afirmase que no puede construirse un poema utilizando materiales propios de la astronomía, o de la botánica, o de la música, o de la mística.

O tal vez el problema de las recetas y los cánones ("Si te atienes al concepto novecentista de Belleza, utilizas este repertorio de estrofas y topoi y te abstienes de usar temas incómodos, como los sociales, crearás poesía) reside en que sustituyen una de las formas de creación más complejas y ricas por un mecanismo. Y al revés: que cualquier producto de ese mecanismo recibirá el nombre de poesía. Y no, amigos. Llamadme gourmet si queréis, pero ni de coña es posible reducir la poesía a un mecanismo. Es al revés: la repetición la desgasta y la diluye, como sabemos por Shklovski y su banda.

O tal vez el problema está en mi interior. Lo del canibalismo y tal. Pero no creo. Va a ser lo otro. Hacedme caso.

1 comentario:

  1. leyéndote, me he acordado de esto, jeje:
    http://thales.cica.es/rd/Recursos/rd99/ed99-0055-01/poemadada.html

    ResponderEliminar