miércoles, 19 de marzo de 2014

CINCO RAZONES POR LAS QUE LOS ARTÍCULOS CUYOS TÍTULOS EMPIEZAN POR UN NÚMERO ME COMEN EL COÑO, Y UN VÍDEO DEL PUMA

1.- No son un formato original ni nuevo. El típico titular de portada glossy "10 trucos para hacer gemir de placer a tu hombre" es un invento de la Cosmopolitan de los 70, en manos de la mítica editora Helen Gurley Brown. Esta señora encontró la forma de hacer que su cabecera resultase más visible que las otras, en los atestados expositores de revistas de los Estados Unidos. Alguien de algún medio modernimonguer como el Huffington Post, la Playground o Vice ha decidido intentar lo mismo para destacar en los timelines de Facebook o Twitter. Ahora vais y lo faveáis. 

2.- Son pura oligofrenia textual. Me explico. Un artículo de mil palabras, que es la extensión media de estos textos, puede tener múltiples formas. Puede profundizar en cualquier tema, relacionarlo con cualquier otro, contrastar múltiples puntos de vista, enfrentar una tesis con una antítesis, ampliar un detalle, tomar perspectiva, y etcétera hasta el infinito. Complejos y enriquecedores modelos textuales son descartados sistemáticamente y sustituidos por un diseño de diez párrafos inconexos que ilustran, desde el mismo nivel de importancia conceptual y con más o menos desparpajo, algún fenómeno hype de la actualidad. Son a la Retórica lo que las lasañas Hacendado a la Gastronomía, más o menos.

3.- Son tan digeribles como olvidables. Sí, es cierto, son fáciles de leer. Le exigen a nuestro músculo gris el mismo esfuerzo que se necesita para sumar 1+1 diez veces. Pero, por lo mismo, la sustancia que aportan es poca. Si queréis, haced el experimento de entrar en la Playground, leer un artículo cualquiera y tratar de contármelo pasados unos días. Bueno, mejor contádselo a vuestras abuelas. Que hace tiempo que no vais a verlas. Va.

4.- No son exhaustivos. Da esa impresión, con tanta obsesión por numerarlo todo, pero no. La clave está en el numerito: un 7, un 8, un 10, un 15 o un 25, pero nunca un 6, un 9, un 17 o un 23. No sé quién decía, refiriéndose a los diarios, que es sospechoso que cada día pasen exactamente 32 páginas de cosas. La conclusión a la que podemos llegar es que también es muy sospechoso que solo haya 10 errores comunes que cometen los padres de hoy en día. Concretamente, el menda comete 78,4. Pero claro, con ese título no se metería ni Cristo. Ah.

5.- Vehículo tonto, carretera tonta. Obvio. Si nos montamos en un triciclo, no va a ser para recorrer la senda de la iluminación. Como mucho, recorreremos los pasillos pulidos de un centro comercial, aprovechando la mejor vista de los escaparates. Si no pilláis esta metáfora, os merecéis un millón de artículos con numerico más. O, mejor, que os quedéis atrapados en el tiempo, como Bill Murray, y que todas las mañanas os despierte esto:


(Numerao, numerao, viva la numeración...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario