martes, 1 de abril de 2014

ADIÓS, ANA SANTOS



El puto cáncer se ha llevado a Ana Santos con apenas cuarenta años. Esto no va a influir en la contabilidad macroeconómica de esta mierda de país, pero en la nuestra, en la que cuenta, sí. Mucho. Para mal. Para muy mal. Como solo se me ocurren tacos creo que voy a copiapegar un soneto de John Donne traducido por Víctor Botas. Y a tomarme un whisky. A tu memoria, gaviera.

Ten más modestia, Muerte, aunque se te haya
erróneamente dicho poderosa
y temible; pues ésos que has borrado
no mueren, pobre Muerte, incapaz hasta
de aniquilarme a mí. Si el reposo
y el sueño son tan gratos, cuánto más
no debes serlo tú: así se explica
que los mejores antes den contigo
libertad a sus almas y a sus huesos
descanso. Azar, reyes, suicidas,
son tus amos, habitante de pócimas,
enfermedad y guerras. Y más diestros
que tú son los hechizos. Menos humos,
que veremos tu fin; tu muerte, Muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario